Aún estoy asimilando la noticia, y eso que ya han pasado más 24h desde que por casualidad tuve conocimiento de que el corazón de Sergio Algora se había rendido.

Para una generación determinada de gente de Zaragoza, todo lo que creaba Algora era recibido con los brazos abiertos.

No puedo decir mucho más la verdad, simplemente que “pondré mi mente al sol” y seguiré escuchando a El Niño Gusano, y de La Costa Brava como si nada hubiera pasado…

Como dice la canción: “no, ninguno de nosotros, estamos hechos, hechos con frio….”

Es injusto colocar aquí una sola canción, pero si entre todas tengo que quedarme con alguna, me quedo con esta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *